Esta es mi historia

 

Me llamo Sonia Arranz y soy una apasionada del mundo felino.

Me han gustado los animales desde que era pequeña, y en casa siempre estuve rodeada de ellos.

Fue esta pasión por los animales lo que me llevó a estudiar Biología en la Universidad de La Laguna (Tenerife), licenciándome en 2002 en Biología Ambiental y de Organismos.

Por aquella época yo todavía no sabía que me iba a dedicar a entender, cuidar y ayudar a los gatos y a sus familias

Siempre me había llamado mucho la atención el mundo felino y me encantaba la idea de vivir con un gato, pero en mi casa era el único animal que no me dejaban tener, así que tuve que esperar a independizarme para poder compartir mi vida con un gato y descubrir lo maravillosa que es esta especie.

 

Cuando acabé la carrera volví a Barcelona y me fui a vivir con una de mis hermanas. ¡Somos cinco chicas! (y yo soy la peque). Ella tenía un perro pequeño, se llamaba Woocky y era un mestizo medio Lhasa apso y algo más que nunca supimos. Mi hermana sabía que me encantaban los gatos desde siempre, así que cuando llevábamos un año viviendo juntas, un día al llegar a casa después de unas vacaciones, me encontré una sorpresa. Había traído a casa un gatito de unos dos meses que le habían regalado. Y allí estaba Gonso, pequeño y adorable y yo sin tener ni idea de gatos, jajaja. Fue mi primer gato. Tenía 25 años.

Yo no tenía ni idea del comportamiento y lenguaje felino, así que iba sobre la marcha. Pero fue gracias a el, a querer hacer bien las cosas, que empecé a formarme y a estudiar cursos de Etología y Educación Felina y más tarde de Auxiliar Técnica Veterinaria.

Gonso fue mi compañero de vida durante 16 años y me enseñó muchas cosas. Gracias a el aprendí todo lo que hoy sé sobre los gatos y gracias a el creé Ohmygat en Diciembre de 2012.

Al principio Ohmygat solo era un Servicio de Catsitter. Pero conforme iba cuidando gatos e iba viendo los «problemillas» que tenían mis clientes con los suyos, decidí que tenía que ayudar a las familias multiespecie con sus gatos y sus problemas de comunicación.

Gonso fue un gato muy especial para mí. Al final conforme iba aprendiendo más sobre los gatos, más se iba fortaleciendo nuestro vínculo.

Compartimos muchas cosas y muchas muy divertidas. De los 16 años que vivimos juntos, 11 de ellos también convivimos con Woocky el perrito que tenía mi hermana. Y esto me ayudó mucho a entender que son especies diferentes y a comprender mejor a los gatos y a saber cómo ayudarlos.

Mi trabajo como Catsitter durante más de 10 años también me ha dado mucha experiencia con los gatos para saber como tratarlos.


Estas son Lía y Coco, mis compañeras de vida desde Octubre de 2019. Llegaron justo 3 meses después de que Gonso se fuera y 5 meses antes de la pandemia del COVID.

Cuando las adopté tenían 2 años y medio y hemos creado un vínculo increíble

Esta vez ya sabía un poquito más sobre gatos y he conseguido entenderlas y tratarlas como se merecen. Tenemos una relación basada en la confianza y la complicidad y ¡no dejan de sorprenderme cada día!

Nunca dejo de aprender de todos los gatos a los que cuido, trato o con los que convivo. 

Son unos maestros de vida.

 

Mi misión

Por eso mi misión en el mundo del gato es conseguir que todas las personas tengan con sus gatos lo que yo tenía con Gonso y lo que tengo ahora con Lía y Coco. Y de esta manera, poder hacer accesible toda la información sobre lenguaje y comunicación felina, para que todos los tutores entiendan a sus gatos y sepan resolver sus problemas de convivencia

Y así conseguir que los gatos dejen de ser una especie desconocida y romper con todos los mitos que hay sobre ellos.

Mi máxima siempre es y será mejorar el bienestar de tu gato.